Para tener el cerebro en plena forma, aprende un segundo idioma

El bilingüismo promueve la función cerebral
¿Sabías que antes de los años 60, ser bilingüe se consideraba un hándicap que ralentizaba el desarrollo de los niños, obligándolos a gastar demasiada energía distinguiendo entre ambos idiomas?

Hoy en día, los científicos saben que eso no es cierto. De hecho, ser bilingüe (o multilingüe) concede a tu cerebro muchas ventajas, estimulando sus funciones cognitivas y manteniéndolo sano, activo y fuerte. Seguidamente describimos algunos beneficios de aprender un segundo idioma:

El bilingüismo es un buen aliado contra las enfermedades del cerebro

Diversos estudios muestran que saber hablar más de un idioma puede retrasar significativamente el desarrollo de enfermedades del cerebro como el Alzheimer y la demencia. Estos efectos se mantienen incluso teniendo en cuenta factores como la educación, el empleo, el género y el lugar de residencia (urbano o rural). Los investigadores creen que este fenómeno se produce porque los cerebros bilingües y multilingües se están ejercitando constantemente, lo que se traduce en unas vías neuronales más fuertes y mejor desarrolladas, haciendo más fácil combatir los síntomas del Alzheimer y la demencia.

El bilingüismo promueve la función cerebral

Ser multilingüe no solo puede retrasar el desarrollo de enfermedades, ¡si no que también puede aumentar el tamaño de tu cerebro! Un reciente estudio publicado por investigadores suecos de la Universidad de Lund ha llegado a la conclusión de que aprender otro idioma de forma fluida promueve funciones en el córtex (la parte del cerebro que controla casi todo el poder cerebral: razocinio, procesamiento visual, planificación y memoria). Además, aprender un nuevo idioma agranda el hipocampo (la parte del cerebro encargada de la memoria a largo plazo).

Los cerebros multilingües también tienen una mayor densidad de materia gris, que contiene la mayoría de las sinapsis y neuronas del cerebro. Este fenómeno ocurre principalmente porque manejar dos lenguas aporta al cerebro un ejercicio constante y aumenta la flexibilidad neuronal, y con ello afecta su composición física. De hecho, debido al ejercicio constante que los cerebros bilingües reciben al cambiar de idioma y contener el uso de un idioma mientras se está utilizando el otro, los bilingües son mejores a la hora de filtrar información irrelavante y de procesar un mayor volumen de datos que los monolingües.

Aprender un segundo idioma beneficia a tu cerebro con independencia de la edad

Es alentador saber que aprender un nuevo idioma aporta muchos beneficios para el cerebro con independencia de cuándo se produzca el aprendizaje. Los resultados de varios estudios muestran que, sin importar cuándo se ha adquirido el segundo idioma (ya sea en la infancia, juventud o más tarde), los adultos que tienen fluidez en dos idiomas obtienen mejores resultados en pruebas de atención y sobresalen más en tareas que requieren concentración que los monolingües. Además, incluso cuando el idioma extranjero se ha aprendido en la edad adulta, puede afectar positivamente la cognición en momentos posteriores de la vida, mejorar los resultados en pruebas de inteligencia y ralentizar el envejecimiento del cerebro.

Por todo ello, haz un favor a tu cerebro y repasa ese libro de texto de cuando dabas clases de inglés, ve una película en versión original o lee un libro en su lengua original. Tu cerebro te lo agradecerá.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *